Suelos antideslizantes de goma

Las caídas accidentales por resbalones son un riesgo muy frecuente y pueden ser muy peligrosas, por eso la adopción de revestimientos y suelos antideslizantes de goma es cada vez más difundida. Aunque el riesgo de caída por resbalón nunca puede eliminarse por completo, es importante utilizar materiales que contribuyen a controlar de la mejor manera posible este tipo de situaciones de riesgo. Nuestros suelos antideslizantes pueden contribuir a ello gracias a las características antideslizantes naturales del caucho.

Todos los modelos de pavimentos de goma Artigo cuentan con el certificado antideslizamiento R9, lo que significa que pueden utilizarse a la perfección en espacios públicos como entradas y escaleras con acceso exterior; restaurantes y comedores; tiendas; consultorios; hospitales y escuelas. La gama Lava, al contrario, cumple con la normativa R10, y ofrece un nivel de adherencia y seguridad aún mayor.

¿Qué es un suelo antideslizante?

La respuesta a esta pregunta es muy fácil, según los estándares de nuestra vida cotidiana: un suelo antideslizante es un pavimento que previene o, mejor dicho, reduce al máximo el riesgo de resbalar en una superficie. Técnicamente, se recubre una superficie con un material, en el caso concreto, el caucho, que aumenta la adherencia y la fuerza de fricción de la superficie misma, lo que convierte un suelo resbaladizo en antideslizante. 

¿Cuándo elegir un suelo antideslizante?

Varias variables facilitan el riesgo de tener superficies resbaladizas que, por tanto, requieren la aplicación de un suelo antideslizante. La mayor dificultad reside en el hecho de que las condiciones de resbaladicidad en un ambiente cambian a menudo y, por ello son difíciles de controlar. Como ejemplo, indicamos una serie de factores que pueden hacer resbaladizas las superficies:

  • La humedad o líquidos como el agua que puede mojar el suelo de una oficina por efecto de la entrada a un local de empleados y visitantes en un día de lluvia.
  • Falta de señales de advertencia de peligro adecuadas durante las actividades de limpieza o mantenimiento.
  • Tipo y estado del calzado utilizado, que no siempre consigue prevenir resbalones.
  • Algunos comportamientos cotidianos normales, como la prisa o la falta de atención a situaciones potencialmente peligrosas. 

Normativas y certificaciones para suelos antideslizantes

Un suelo antideslizante, para poderse definir así, debe someterse a una serie de pruebas rigurosas y a procesos de certificación. Las normas italianas e internacionales establecen diferentes requisitos para cada material y revestimiento del suelo.

Certificación Din 51130

La Certificación alemana Din 51130 establece las normas y características de los suelos antideslizantes donde se permite el tránsito con zapatos y calzado.

Para comprobar que el revestimiento del suelo cumple los estándares exigidos por las normativas, se realizan ensayos en laboratorio para medir el coeficiente de resistencia al deslizamiento, o grado de riesgo deslizamiento o resbalamiento (R), de cada producto. A medida que el coeficiente R aumenta, también aumenta la capacidad antideslizante.

Grado de riesgo de deslizamiento Campos de aplicación Inclinación de la superficie de ensayo Nivel de agarre
R9 Zonas de entrada y escaleras con acceso desde el exterior; restaurantes y comedores, tiendas, consultorios, hospitales; escuelas. De 3° a 10° de inclinación Normal
R10 Espacios profesionales en establecimientos de restauración, garajes y sótanos. De 10° a 19° de inclinación Media

¿Cómo se realizan las pruebas para determinar el grado de resbaladicidad? 

Se coloca una muestra del pavimento en una máquina con un plano de inclinación variable, rociado con grasa. Un encargado equipado con calzado de seguridad sube y baja por el suelo inclinado. A cada ciclo, la inclinación del plano aumenta.

Cuando el operador ya no consiga mantener el equilibrio sobre la superficie grasienta, la prueba se considerará completada y se asignará al suelo un grado R para determinar el nivel de agarre y fricción proporcionado.

Certificación UNI EN 13893:2005

La otra importante normativa vigente sobre suelos antideslizantes reconocida y adoptada a nivel internacional, es la norma UNI EN 13893:2005. Las certificaciones UNI son muy conocidas y populares, también y sobre todo gracias a la familia de certificados ISO.

La norma EN 13893:2005 entró en vigor el 1 de febrero de 2005 y especifica el método para medir el coeficiente de fricción dinámico en la superficie de suelos resilientes, laminados y textiles que generalmente se pisan con zapatos. Es una evolución de la anterior EN 13893:2002.

Una vez más, los pavimentos de goma Artigo están certificados según la norma UNI EN 13893:2005, ya que cumplen el requisito de resistencia al deslizamiento (slip resistance), que debe ser mayor o igual a 0,30.