Biomedicum - Instituto Karolinska

Suelo del laboratorio con pavimento de goma Nd/Uni

El nuevo edificio del laboratorio, Biomedicum, va a ser el centro neurálgico para la investigación en el Instituto Karolinska de Estocolmo, una de las universidades médicas más importantes del mundo, conocida, entre otras cosas, por seleccionar a los galardonados con el premio Nobel de Medicina y Fisiología.

El nuevo edificio ganó el Årets Bygge 2019, un premio anual para el mejor edificio público sueco.

La arquitectura original del instituto, que data de los años 30, tenía los laboratorios esparcidos por todo el campus. El diseño de C.F. Møller Architects combinó todas las unidades en una estructura única.

El nuevo edificio satisface los requisitos necesarios para lograr espacios modernos y flexibles que fomentan una fluida colaboración entre los diversos entornos de estudio e investigación.

El edificio alberga a aproximadamente 1600 investigadores y miembros del personal. La investigación moderna requiere entornos complejos, con grupos de usuarios que necesitan espacios estimulantes y dinámicos. Se trata de construcciones sostenibles que se convierten en un punto de atracción en su contexto y para los ciudadanos locales.

El centro tiene cuatro edificios agrupados alrededor de un atrio de altura completa, con grandes claraboyas para dejar pasar la luz del sol y fachadas totalmente de cristal. El gran atrio verde, que es el corazón del edificio, se convierte en la continuación ideal del parque del campus. Ofrece a Biomedicum un espacio que refuerza la interdisciplinaridad, los encuentros y el intercambio de conocimientos en un entorno relajado e informal.

 

Los laboratorios también fueron el centro de nuestra intervención, donde suministramos nuestro suelo de caucho Nd/Uni en el color personalizado U127 para una superficie total de 20 000 metros cuadrados. Una vez más, el caucho resultó la mejor opción para los laboratorios, dadas sus características de resistencia, higiene, propiedades antimicrobianas y la posibilidad de una limpieza profunda.

 

Créditos de las fotos: Mark Hadden