Se parte siempre de la goma.

Reportaje fotográfico de la planta de Artigo de Cairo Montenotte

Fotos de Valentina Sommariva

La goma es una materia prima difícilmente igualable por su resistencia y su elasticidad básica, capaz de aumentar sus prestaciones técnicas a través de procesos avanzados que perfeccionan sus características. A la goma se le añaden las cargas minerales, los pigmentos naturales y los aceleradores de la vulcanización, en dosis adecuadas según el producto específico que se desee obtener.

El proceso de mezcla es un momento importante, fundamental para determinar la consistencia justa del material, pero también para garantizar una distribución homogénea del color. La goma cruda, cuando se ha dejado enfriar y se ha cortado en festones, adopta ya un aspecto elástico aunque presente una forma todavía bruta y disgregada.

La mezcla entra luego en la línea de producción para el inicio del proceso que permite obtener una auténtica lámina de un espesor comprendido entre 2 y 5 mm. Después de la operación de calandrado, que determina con precisión el espesor del pavimento, el material se somete al proceso de vulcanización pasando sin interrupciones entre cilindros metálicos a un régimen de alta temperatura.

El resultado es una cinta continua y perfectamente plana, una superficie sin irregularidades, variaciones de espesor ni defectos estructurales.

Desde siempre, la producción se realiza en Italia: primero en el sur de Milán, en los años 60, y desde 1995, en la planta de Cairo Montenotte (SV). La planta ha crecido a lo largo de los años integrando en la prensa de pavimentos una «sala de mezclas» moderna y de alto rendimiento. Se trabaja veinticuatro horas al día durante al menos 5 días a la semana para no interrumpir el proceso y aprovechar al máximo todas las ventajas de eficiencia y calidad de nuestras modernas líneas de vulcanización.

El proceso es exclusivo, diseñado dentro del grupo ensamblando maquinaria diversa que de este modo se personaliza. La producción de pavimentos de goma sigue reglas precisas y complejas y admite aún menos imprecisiones que otros pavimentos resilientes a causa de la propia naturaleza de la goma, que no es un material plástico. Muchas fases de la producción, como la vulcanización, aunque se hayan mejorado mucho a nivel de reducción de desperdicios, siguen siendo las mismas que se utilizaban en los albores. Todos son aspectos importantes que nos hacen prácticamente únicos.

La tecnología del Grupo Mondo nos ha permitido integrar completamente la producción de los pavimentos de lonas. En la actualidad, las líneas de vulcanización se alimentan simplemente con la mezcla y 60 metros más abajo se embalan automáticamente las lonas de producto acabado, reduciendo así el impacto de la mano de obra y por consiguiente los costes; la goma es un material noble, pero no económico y es necesario alcanzar la máxima eficiencia para reducir sus costes.

Hemos ideado un sistema que nos permite lograr recuperar los desperdicios generados en el proceso automáticamente en curso de producción: un óptimo ejemplo de cómo el respeto del medio ambiente, que siempre ha impulsado nuestra investigación, es más creíble cuando se logra combinarlo con la reducción de costes, según los principios del reduce-reuse-recycle.

Otra evolución importante ha sido la introducción de los tratamientos superficiales y en particular del revestimiento que, aplicado en la mayor parte de nuestros productos con superficie lisa, ha permitido que los pavimentos sean mucho más fáciles de limpiar, con el consiguiente ahorro de recursos dedicados al mantenimiento del producto.

La evolución de las recetas es otro aspecto fundamental destinado a la mejora continua de las características técnicas; en particular, en los últimos años, se ha puesto el énfasis en la minimización de las emisiones de VOC (compuestos orgánicos volátiles) del producto en los ambientes donde se aplica.

Pavimento de goma para exteriores original (mitad de los años 30) Palazzina Reale di Santa Maria Novella, Florencia. Foto tomada en 2016.

En 1872, Giovanni Battista Pirelli funda en Milán la primera fábrica italiana para la producción de goma elástica. La producción, al principio limitada a artículos simples como placas, correas y tubos, se amplía en unos pocos años a todo tipo de productos manufacturados de goma para aplicaciones técnicas, industriales, científicas y de mobiliario.

Características innovadoras cuyo éxito inmediato lleva a Pirelli a invertir en una división aparte: Artigo, precisamente. Los años siguientes representan un periodo de gran intensidad de la empresa, en el que importantes proyectistas y diseñadores firman proyectos que marcan el éxito para los próximos años: Gio Ponti, Carlo Mollino y sobre todo Franco Albini y su proyecto del pavimento de sellos para el metro de Milán.

En 1992, la adquisición por parte del Grupo Mondo, también una sociedad histórica fundada en 1948 y desde entonces líder del sector, marca el inicio de un rápido desarrollo de tecnologías avanzadas y la aportación fundamental de profesionales específicos y de gran experiencia. De este modo, en la actualidad, en la planta de Cairo Montenotte, se crean superficies de altas prestaciones.

El pavimento de goma es continuo, aislante y resistente: no se desgasta, no produce polvo, es lavable, impermeable y suave y ofrece óptimos efectos estéticos.

Del folleto Pirelli «Pavimentos de goma» 1927

Desde sus orígenes, Artigo ha buscado ofrecer soluciones funcionales y de altas prestaciones caracterizadas por una estética capaz de interpretar una visión contemporánea del espacio. Los efectos superficiales y las texturas que representan el rasgo distintivo de algunas colecciones son el resultado de la superficie particular de los cilindros o de moldes que, mediante presión, crean el dibujo y el acabado deseado.

Características funcionales como la ligereza, el espesor reducido, la rapidez de colocación, la facilidad de mantenimiento y la posibilidad de cobertura de pavimentos preexistentes hacen de la goma una óptima solución para la renovación de los edificios existentes.

Un conjunto de cualidades exclusivas que en la actualidad convierten a Artigo en un colaborador fiable, dinámico y sostenible para cualquier proyecto de arquitectura contemporánea en el que se requiera una solución que combine resistencia, flexibilidad y durabilidad, pero que sea también capaz de expresar una emoción, transmitir el gusto de la belleza y contar una historia de excelencia y de pasión.